Home / Conmovedor / SU HIJO NACIÓ CON SÍNDROME DE DOWN Y SU MADRE LOS ABANDONO A AMBOS…

SU HIJO NACIÓ CON SÍNDROME DE DOWN Y SU MADRE LOS ABANDONO A AMBOS…

Samuel Forrest es un neozelandés que ahora vive muy feliz, pero hace un año no fue así, pues tuvo que atravesar muchas dificultades. Todo comenzó el 21 de enero en Armenia. Ese día se encontraba junto a su esposa Ruzan porque era un día muy especial; ese día nacería su hijo.

Sin embargo, el pequeño Sam nació con Síndrome de Down. En Armenia tienen una costumbre de abandonar a estos tipos de bebés con condiciones especiales. Ruzan, la madre de Sam, estaba decidido a abandonarlo, sin embargo a Samuel no le gustaba para nada esa idea.

La discusión empezó, y terminó en un divorcio, Samuel no soportaba la idea de tener que abandonar a su bebé, por lo que tuvo que decidir entre el amor de su vida, y su bebé. Naturalmente, eligió a su bebé aunque no todos hubiésemos hecho lo mismo. Samuel quedó desconcertado, por lo que gracias a varias campañas en internet, logró conseguir varias donaciones de gente de todo el mundo entero para poder regresar a Nueva Zelanda, para cuidar a su bebé con ayuda de su familia.

omnn

Samuel explica que “me lo dieron y le miré y dije ‘es precioso, es perfecto y le voy a cuidar”. Pero que, cuando volvió a la habitación del hospital, se llevó una sorpresa con la reacción de su mujer. Le dio un ultimátum: si quería quedarse con el niño, entonces ella se iría.

“Lo que ocurre cuando un bebé como éste nace, te dirán que no tienes que quedártelo. Mi mujer ya lo había decidido, por lo que todo estaba decidido a mis espaldas”, señala Samuel. Una semana después de dar a luz, la madre de Leo pidió el divorcio.

El orgulloso padre quiere ahora volver a Nueva Zelanda, donde su familia le espera para apoyarle. Pero como hacerlo todo él solo será una pelea por lo que creó una página en GoFundMe. Internet le ha respondido con un increíble apoyo a su historia y ya llevaba recaudados más de 175.000 euros.

“No tengo mucho, de hecho tengo poco. El objetivo es conseguir lo suficiente para un año y conseguir un trabajo de media jornada para que Leo no tenga que estar en una guardería y poder cuidarle”, explica Samuel.

Finalmente, cuando llegó a Nueva Zelanda, luego de unos meses su esposa volvió a contactarlo. Se dio cuenta que estaba equivocada y estaba muy arrepentida. Cuando este caso salió a la luz hace un año, Ruzan fue muy odiada por todo el mundo (se hizo público que había abandonado a su propio hijo y a su esposo a su suerte). Sin embargo, recapacitó y viajó hasta Nueva Zelanda. Finalmente logró cargar nuevamente a su hijo y se excusó diciendo que no conocía el Síndrome de Down. Ahora los tres viven muy felices  nuevamente.

Close