Home / Curiosidades / El niño que nació sin cara por antojo de su madre que estaba embarazada, ya puede sonreír

El niño que nació sin cara por antojo de su madre que estaba embarazada, ya puede sonreír

A veces la vida nos juega malas pasadas, y una de esas veces es lo que le sucedió al pequeño Yahya El Jabaly.
Un niño de Marruecos nació con una malformación que le destrozó el rostro. Su madre tuvo una complicación durante el embarazo, lo que produjo que el pequeño naciera sin vision, sin nariz y con un hueco en el medio de su cara; además de faltarle parte de la mandíbula superior.
Yahya Jabaly, nació hace tres años en Marruecos sin ojos, sin nariz y sin mandíbula superior. En el pequeño pueblo en el que vive, Yahya se había convertido en un marginado y en un ‘freak’ y por eso sus padres habían decidido que no saliera prácticamente nunca de casa y que cuando tuviera la necesidad de hacerlo, fuera cubierto con una sábana.
Durante su gestión hubo serias complicaciones en el vientre materno que terminaron materializadas en las deformidades que inundaban su cara y que eran la respuesta a un antojo de la madre de una Carne de Cerdo, pues la bacteria de este animal acabo con parte de sus órganos, Además el pequeño no podía hablar.

 

KJN
Su vida transcurría normal dentro de sus limitaciones, y por ser de una pequeña aldea y tener muy pocos recursos, no pudieron realizarle la cirugía antes. Pero una mujer de la ciudad de Melbourne, quien venció al cáncer de seno, llamada Fátima Baraka, ayudó a que se interesaran en el caso del pequeño para realizarle una cirugía reconstructiva.
Así que lo trasladó hasta Australia. Los médicos australianos quedaron cautivados por la historia. Luego de estar en una cirugía reconstructiva durante 18 horas por fin reveló su nueva cara, aunque no pueda ver su cara porque nació ciego, finalmente podrá disfrutar de su nueva apariencia y vivir una vida mucho más amena; gracias a los doctores de Melbourne que le remodelaron los huesos de la cara y le fabricaron una nariz. Ya no es un niño sin rostro.

La foto dio la vuelta al mundo varias veces y causó una honda impresión en Fatima Bakara, una marroquí asentada en Melbourne que, simplemente, sintió que tenía que ayudar, que tenía que hacer algo. ¿Cómo? Buscando, costara lo que costara, un cirujano que pudiera reconstruir la cara de Yahya.

Como ella misma explica al Dayli mail: “Creo que todo el mundo tiene derecho a parecer humano y este niño no lo parece”.

nbjmk

Por Qué Es Recomendable Evitar Comer la Carne de Puerco- Cerca del 70 por Ciento Está Contaminada con Patógenos Peligrosos

La carne de cerdo ha sido señalada como responsable de infección por Taenia solium y Trichinella spiralis, parásitos que se alojan en el cerebro, músculos y otros órganos, causando grave daño; no obstante, la ingesta de frutas y verduras contaminadas también favorece su transmisión.
Por falta de tiempo, comodidad o antojo, mucha gente consume alimentos ofrecidos en puestos callejeros; sin embargo, la mayoría de los comensales no se detienen a pensar en los hábitos higiénicos de las personas que los atienden, quienes con descaro sirven la comida y toman el dinero. Además, se desconoce si los ingredientes fueron desinfectados o están bien cocidos, y si la carne proviene de animales sanos; a lo anterior se suma que los consumidores, por estar en la calle, no tienen dónde lavarse las manos.

] ¿Y qué sucede en casa? Hay personas que acostumbran comer carne de cerdo a medio cocer y lavar vegetales sólo con agua (sin usar desinfectante). Ante estas acciones, pocos individuos se salvan de adquirir alguna infección, en ocasiones provocada por Taenia solium y Trichinella spiralis, peligrosos parásitos cuyas larvas (animal en estado de desarrollo que no ha alcanzado la forma propia de los adultos de su especie) al principio habitan el intestino y, posteriormente, se mudan a otras zonas, como cerebro, corazón, pulmones o músculos.
“La cisticercosis se presenta cuando la larva de Taenia solium (cisticerco) se instala en diferentes tejidos. En el humano la enfermedad grave ocurre cuando la bacteria se aloja en el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), lo que se conoce como neurocisticercosis”, refiere la Dra. Edda Sciutto Conde, investigadora del Departamento de Inmunología del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la capital del país.
COMPARTE CON TUS AMIGOS Y FAMILIARES!

Close