Home / Curiosidades / Este padrastro cancela la financiación de la boda de su hija en el último momento al darse cuenta de esto…

Este padrastro cancela la financiación de la boda de su hija en el último momento al darse cuenta de esto…

Un padrastro compartió la historia que vivió con su hijastra, a la cual quería como a su verdadera hija y no esperaba que lo tratara de la manera en la que lo hizo.

Esto fue lo que dijo:

“Mi hijastra se iba a casar el 3 de noviembre de este año. La celebración de su boda era algo que le hacía mucha ilusión tanto a ella como a su madre. Digo de su madre porque no estamos casados aunque vivimos juntos desde hace 10 años. 

Mi hijastra se graduó el pasado diciembre de la universidad. No tuve problema en costearle sus estudios universitarios que ascendieron a más de 40.000 dólares. Sin trabajo alguno, ha estado viviendo con nosotros en mi casa hasta ahora. Incluso le llegué a comprar un automóvil cuando aún estaba en el instituto. 

 

trfyguik

El lugar donde se celebraría la boda podía albergar a 250 personas como máximo, yo di una lista de 20 personas que me gustaría que me acompañasen ese día, después de todo, yo iba a asumir todos los gastos. Mi pareja me dijo que no había ningún problema, que se ocuparía de todo. Así que avisé a toda esa gente para que reservaran esa fecha. 

Tuve una gran discusión con mi pareja cuando finalmente me di cuenta de que ninguno de mis 20 invitados irían a la boda porque una lista con 250 personas era “demasiado pequeña”. Lo que más me molestó fue que todas las personas importantes de mi vida habían sido ofendidas. Mi pareja añadió, “si algunos de los invitados no puede venir, podría meter a alguien de los tuyos”. Eso fue la gota que colmó el vaso.

El domingo tuvimos una cena con la futura familia del esposo y un invitado especial, el “padre real”. En esta pequeña cena, mi hijastra anunció que su “verdadero padre” iba a poder asistir a la boda así que podría llevarla al altar, noticia que fue recibida con gritos de “¡oh genial!”, “¡es fantástico!”.

Creo que nunca me sentí tan furioso y tan humillado. Me costó guardar la compostura porque sinceramente, no sabía si llorar, empezar a dar golpes o ambas cosas. Una vez que me vi con fuerzas para hablar, me levanté de la silla y dije que me gustaría hacer un brindis. No recuerdo muy bien lo que dije, pero fue algo parecido a esto:

Me gustaría hacer un brindis, ha sido un gran placer poder ser parte de esta familia durante los últimos diez años, ¿qué hermoso verdad? En este punto de mi vida siento que que debo de agradecer algo a los novios, porque me han abierto los ojos en algo muy importante. -Nos intercambiamos sonrisas.- Ellos me han mostrado que mi posición en esta familia no es la que pensaba hasta ahora. -Ahí fue donde empezó a aparecer un poco de confusión en los rostros de los comensales.- La verdad es que me sentía realmente como el padre de esta familia, siendo querido y respetado, a quién buscarían en momentos de dudas o necesidad, pero parece que en lugar de eso ocupo el lugar de un cajero automático del que es muy fácil sacar dinero, pero todo esto se acabó. De la misma forma que he sido reemplazado como acompañante de la que consideraba mi hija en su boda, le traspaso todos mis deberes a mi sucesor, su verdadero padre, que se tendrá que asumir unos gastos de los cuales me desentiendo ahora mismo. Así que brindemos por esta feliz pareja y por el camino que han tomado. 

Me terminé la copa y me fui.

¿Es este comportamiento egoísta? ¿Cómo iba a gastarme unos 40 o 50 de los grandes en una boda a la que no podía invitar a nadie? ¿De la que no formo parte? Estoy harto de esta basura. Estoy harto de mi hijastra y de mi pareja. He transferido el dinero de nuestra cuenta conjunta esta noche, (ella no trabaja desde que se mudó a vivir conmigo). Esta mañana he llamado a todos las personas contratadas para la boda, parece que solo perderé 1500 dólares, los demás no han tenido problema en devolverme el dinero”.

¿Qué hubieses hecho tu en su lugar?

Close