Home / Ciencia y Salud / Esta Bebé fue Abortada y Justo Antes de Ser Desechada Cobró Vida.

Esta Bebé fue Abortada y Justo Antes de Ser Desechada Cobró Vida.

El mundo da muchas vueltas, y aunque parezca difícil se nos pueden abrir caminos para alcanzar nuestros sueños, eso lo que le ocurrió a esta mujer.

Todos los médicos hablaban de un milagro. Cuando la pequeña Amillia llegó al mundo, pocos creían que lograría sobrevivir. Pero lo que sucedió marcó incluso un récord mundial.

Era un día de otoño del año 2006 cuando en una clínica de Miami, Florida, la pequeña Amillia llegó al mundo y dejó a una ciudad entera impactada, pues era el primer nacimiento del mundo de este tipo.

Esta es la historia de Sonja y Eddie Taylor, ambos residentes de Miami, Florida.  Esta pareja llevaba mucho tiempo intentando ser padres pero no habían tenido éxito. Así que recurrieron a tratamientos de fertilidad, y es en el 2006 cuando finalmente esperan a un bebé.

Ella llevaba un buen embarazo, pero a partir del cuarto mes la salud de Sonja se complicó, su útero se había inflamado y para poder salvarle la vida debían provocar su parto inmediatamente, sin embargo, para un bebé de apenas 21 semanas no había más opción que el aborto. Por ese motivo, Sonja, en un arrebato de fe decide mentir.

Ella mintió sobre la edad de su bebé, dijo que tenía 24 semanas cuando en realidad tenía apenas 21. Por ese motivo, los doctores le hicieron una cesárea de emergencia para salvar la vida de Sonja como la de su pequeña. De esta forma Amillia llega a este mundo midiendo apenas 24 centímetros. Sin embargo, la bebé no se movía por lo que fue dada por muerta, y justo cuando iban a desechar su cuerpo, Sonja se despide de su pequeña y al tocarla algo mágico ocurrió: ¡Empezó a moverse!

Los bebés suelen nacer entre las 37 y 40 semanas, pero esta pequeñita apenas tenía 21 semanas.

Los padres de la pequeña lloraron, estaban felices por la vida que recibían, pero a su vez estaban preocupados por si podría sobrevivir.

Fue algo duro para los padres de Amillia, ya que solo podían verla a través del cristal. Afortunadamente, después de un tiempo, Sonja pudo cargar y alimentar a su pequeña.

Y fue algo impactante, como una pequeña de apenas 21 semanas pudo sobrevivir.

Y a pesar de todo pronóstico, Amillia creció como una niña normal, fuerte y sana.

Hoy por hoy, Amillia tiene una hermana mayor, la cual fue adoptada por la familia Taylor.

Esta clase de historia inspiran a tener fe y esperanza. ¡Sin duda todo mejorará!

Close